Historia de la música

La música del siglo XVIII en Alemania

12 de Octubre de 2018

Haendel

Nacido en Halle-an-der-Saale, Georg Friedrich Haendel (1685-1759) tenía una vocación musical bastante precoz que su padre no aceptaba al principio ya que le deseaba un futuro más seguro como jurista. Pero fue breve porque Georg antes de su adolescencia ya era miembro de la escuela de Halle y alumno favorito del organista y gran profesor Zachow. Los estudios iniciales de órgano eran una formación básica y tradicional en aquella época. No obstante, Georg F. Haendel cumplió los deseos de su padre y comenzó Derecho en Halle a la par que era organista en su catedral y ya componía, pero su ciudad se le hizo pequeña y consiguió trabajar como violinista en Hamburgo.

Y allí al cumplir veinte años ya había compuesto y representado con cierto éxito dos óperas italianas: Almira y Nero. Tras esto se trasladó a Italia donde compuso cantantas y salmos y representó las óperas Rodrigo y Agrippina. Su fama aumentó considerablemente entre los grandes compositores que vivían allí, como Corelli o Scarlatti, y en la corte del príncipe en Roma.

En Londres representó la ópera Rinaldo antes de ser colocado en la capilla de Hannover. Pero al poco tiempo los ingleses le reclamaron de nuevo y obtuvo el permiso para ir a Londres pero con la condición de que regresara pronto. No ocurrió, ya que en la capital inglesa se encontró muy cómodo y demoró largo la vuelta. Compuso un Tedéum para celebrar la paz de Utrecht y ejecutó la obra personalmente en la catedral de San Paul con gran éxito.

Por circunstancias extraordinarias de las dinastías monárquicas en Europa, muere la reina Ana y el príncipe de Hannover en Alemania se convierte también en Rey de Inglaterra por herencia. A su llegada a Londres le dedicó sus famosas fanfarrias Water Music.

Ahora comienza para Haendel una temporada de gran trabajo donde componiendo muchos motetes, una pastoral llamada Acis y Alciste, once himnos Chandos Anthems, Tedéums y suites para clave. Tras lo cual recibe la dirección del teatro Royal Academy of Music donde se representaban óperas italianas, una posición que le provocaría durante muchos años enormes quebraderos de cabeza ya que no solamente debía organizar y seleccionar las obras a representar sino la de administrar el beneficio o la pérdida de dinero por esas elecciones. En esta época compuso varias óperas importantes como Julio César, Rodelinda o Radamisto. Su velocidad de composición era espectacular, y apenas tardaba tres semanas en terminar una ópera y sus libretistas no podían seguir su ritmo, asi que mientras esperaba para leer el libreto de su ópera comenzaba la composición de otra. La verdadera razón de su rapidez al componer se debe a que manejaba una enorme cantidad de fórmulas prefabricadas que utilizaba convenientemente. En 1729 la Royal Academy of Music cerró en la quiebra por el motivo de la aparición de una exitosa ópera estridente llamada Beggar's Opera u Ópera del mendigo donde sus protagonistas eran pobres y mostraba un Londres amoral y pecaminoso que atrajo a las masas y vaciaba el teatro de Haendel.

Al cerrar, otra empresa decidió coger el testigo y contaron con Haendel de nuevo que se puso en marcha para conseguir cantantes por lo que comenzó a viajar a varios lugares de Italia, y al regresar a Londres pasó por su ciudad natal, Halle para visitar a su madre y un intento de entrevista con Bach que no pudo celebrarse. Ya en Londres se puso a trabajar sin parar, componiendo óperas como Lotario, Partenope o Poro a la vez que organizaba el teatro, que finalmente terminó también en bancarrota.

Haendel no se vino abajo y en Covent Garden abría su propio teatro recién construído en 1734 para el que compuso algunas óperas en serie como Alcina, Ariodante, Alexander's Feast, Israel en Egipto...hasta que tres años , en 1737, después Haendel sufría un ataque por exceso de trabajo, quedó paralizado y se le dió prácticamente por muerto, pero se recuperó en pocas semanas milagrosamente en Aquisgrán.

Regresó a Londres donde siguió dando conciertos de oratoria pero ya nada de óperas. En 1742 compondría la magnífica El Mesías, en 1746 compuso la Occasional Oratorio y Judas Macabeo que conmemoraban la victoria inglesa sobre los Estuardo y que ingleses se lo agradecieron para siempre. En 1750 sufrió unos problemas en los ojos que le dejaron ciego y se apartó del mundo hasta su muerte en 1759 y enterrado en Westminster. Se considera a Haendel un artista internacional que utilizó para su obra las exitosas fórmulas de otros contemporáneos como Corelli, Purcell, Rameu...

Johann Sebastian Bach

Nació en Eisenach (Sacro Imperio Romano) en 1685. Su padre era Johann Ambrosius, un músico municipal. Buen violinista. Huérfano antes de cumplir los diez años, Johann ya había comenzado a estudiar violín y órgano, fue recogido por su joven hermano mayor Johann Christoph, discípulo de Pachelbel. En sus estudios progresó de manera eficaz.

Ya con quince años fue admitido en la escuela de San Michaelis de Luneburgo donde comenzó en el coro pero fue trasladado después al órgano y violín. Los historiadores dividen su carrera en cuatro períodos que coinciden con los diferentes cargos que ejerció.

Primer período en Arnstadt-Mülhausen, entre 1703 y 1708. En 1703 con 17 años ha terminado sus estudios en la escuela Michaelis, pero al ser pobre decide no continuar hacia la Universidad. Trabajará con violinista y organista en varios sitios. Abandonará su trabajo de profesor de coro. Se quedará en Mülhausen donde se casará con una prima en 1707. Y terminará de organista en la corte de Weimar en 1708.

Segundo período en la corte de Weimar entre 1708 y 1717. Es un trabajo estable y bien pagado. Conocerá a personas importantes que podrían ayudarle o recomendarle. Además consigue mejorar su reputación y será conocido pronto por los alrededores. La mayoría de sus composiciones de órgano son de esta época. También compone unas veinte cantatas. Descubre los conciertos italianos contemporáneos que le entusiasman, y los estudia ávidamente. Al tanto del órgano se transforma en un maestro al construirlos y repararlos. El duque Wilhelm Ernst que le había contratado tiene desavenencias con él y lo mantiene secuestrado hasta que finalmente le permite marchar a Köthen ante la petición del príncipe Leopoldo de Anhalt que le ofrece ser el director de su orquesta.

Tercer período en Köthen entre 1717 y 1723. En Köthen, el joven Bach ya tiene 32 años y tiene una categoría y un salario muy altos. Utiliza a su pequeña orquesta, de excelentes ejecutadores, para su mejor obra instrumental: las magníficas Suites, los inmortales Conciertos de Brandeburgo... Las Suites serán el previo de todas las sinfonías alemanas de las décadas siguientes. A los alumnos que tiene asignados les enseña lo mejor de sus conocimientos en clave, compone para ellos las Suites francesas y las Suites inglesas, el Klavierbüchlein, 24 preludios y fugas del primer libro Clave bien temperado. Es el primer compositor en tocar el teclado con los dedos curvados, y no estirados y se ayuda, además, del pulgar, cuando antes nunca nadie lo utilizaba. Sin embargo, su mujer muere en 1720, pero tampoco tarda mucho en casarse de nuevo, en 1722 con una joven cantante. Ante esto, decide mudarse a otra ciudad, Leipzig, y seguir componiendo las obras que siempre deseó a su albedrío. Allí, tomará la plaza vacante que dejó Kuhnau al morir: Cantor de la escuela, docente de canto de muchos niños.

Cuarto período entre 1723 y 1750. En Leipzig se encuentra con grandes problemas de docencia antes niños indisciplinados y una supervisión de la escuela que no le apetece llevar. Durante veinte años, poco a poco supera estas dificultades y saca tiempo para componer unas doscientas sesenta y seis cantatas, La Pasión según San Juan (1723), La Pasión según San Mateo (1729), y la católica Misa en Si Menor (1733-1738). En la vejez, y odiando repetirse, busca otros estilos distintos a los que ha utilizado anteriormente como se observa en las treinta Variaciones Goldberg (1742) para clave que le pidió el conde ruso Keyserling, que contiene unos extraordinarios ritmos que no reaparecen repetidos dos veces y están gobernados por nueve cánones diferentes todos ellos. Otra obra también coyuntural, y con el rey Federico II de por medio, fue la Ofrenda musical (1747). Hacia 1748 había perdido casi la vista y la escuela de Leipzig comenzó a buscar un sustituto. Ahora Bach ya escribía sólo para él sin observar los estilos de su tiempo y obtiene Arte de la fuga, son unas quince fugas y cuatro cánones, aunque quedó inconclusa, porque tratando de curarse la vista perdió su salud de hierro y antes de morir en 1750 tuvo tiempo de dictar una coral de órgano Vor deinen Thron tret'ich hiemit. Y moría sin dejar apenas algo a su viuda e hijos.

Se considera a Bach al mejor organizador musical de la historia. El más perfecto en la armonía horizontal y vertical, y su contrapunto era la suma de cuatro siglos de polifonía. Introduce el estilo de concierto en sus cantatas, y el aire de ópera en sus conciertos. Acompaña juntos un aire a la italiana con una fuga. Los seis Conciertos de Brandeburgo tienen una disposición instrumental distinta, su frescura, su timbre e ímpetu jamás superados. También, su Clave bien temperado contiene cuarenta y ocho preludios y fugas totalmente distintos en forma y carácter.

Telemann

Nacido en Magdeburgo en 1681 desde niño era un hábil estudiante en la escuela y excelente autodidacta. A los doce años compuso e interpretó su primera ópera. Continuó en la universidad para estudiar Derecho.

Viajó por gran parte de Alemania hasta que en 1721 se va a vivir a Hamburgo donde trabaja como docente en dos escuelas, compone música para cinco iglesias, y organiza conciertos. En esta época compuso unas cuarenta y cuatro Pasiones, treinta y nueve ciclos de cantantas, unas cuarenta óperas, conciertos, oberturas a la francesa...

Hacia 1725 Telemann compone la ópera bufa italiana llamada Pimpinone, ocho años antes de que Pergolesi escribiera La Serva Padrona.

A pesar de que Telemann fue considerado un avanzado en su Alemania actual, a día de hoy no se le ve así, ya que se fijaba mucho en los avances que había en los conciertos y óperas de Italia y Francia, de las obras de Lully y Couperin y Rameau, por tanto es el menos germánico de todos los alemanes. Su obra Pasion según san Mateo que es de gran calidad no puede compararse a la extraordinario de Bach. La cantanta Día del Juicio a finales de su vida le añade una gran magnitud y consistencia, que le falta a otras obras suyas. Telemann continuó componiendo hasta que murió con 86 años en 1767, siendo la carrera musical más larga que ha existido.

La escuela de Mannheim

A comienzos del siglo XVIII la sinfonía era una obertura o un intermedio de ópera, que se aproximaba a la sonata y el concierto. El concierto italiano tenía ya los tres movimientos: dos allegro y un adagio.

Hacia 1740 en Francia comenzaron a escucharse las 'sinfonías al estilo italiano' con estos tres movimientos pero no se sabe aún quién fue el originador entre los sinfonistas austríacos o los músicos de la escuela de Mannheim.

El duque Karl Theodor von der Pfalz asciende al poder y apoya la escuela de Mannheim. Coloca en su orquesta a Johann Stamitz, que contratará a numerosos músicos para una orquesta completa que creará mucho interés. Stamitz morirá joven pero dejará muchos discípulos de gran calidad que continuarán con sus ideas. Haydn o Mozart tomarán nota de este avance.

Los hijos de Bach

Johann Sebastian Bach tuvo una veintena de hijos, y varios de ellos de gran talento musical. Al menos tres fueron grandes músicos en su tiempo.

Wilhelm Friedmann Bach (1710-1784) fue un virtuoso del órgano y dicen que superior que su padre a pesar de que no triunfó. Su obra para teclado es lo mejor de él, como las 'doce Polonesas' para piano.

Carl Philipp Emmanuel Bach (1714-1788) formado por su padre, también fue un virtuoso en el clave, y estuvo 28 años al servicio de Federico II. Sustituyó a Telemann como director de música. Apenas destacó con música religiosa y dejó un Magnificat, una cantata de la Pasión, una cantata de 'Israelitas en el desierto' y un Sanctus alemán llamado 'Heilig'. Su gran poderío son las piezas de clave, orquesta, música de cámara y sinfonía. Asienta el plan de la sonata clásica con tres movimientos: vivo, lento, vivo. Cada uno de ellos está dividido en tres partes: allegro, andante o adagio, allegro o presto.

Johann Christoph Friedrich Bach (1732-1795) es hijo del segundo matrimonio de Bach con Anna Magdalena y fue el que siguió la carrera musical más tradicional de la familia. Trabajó toda su vida en Buckerburg, nada cosmopolita sino al contrario. Virtuoso con el clave, dejó conciertos para clave y piano, cantatas, dos oratorios y catorce sinfonías. Diez de ellas, entre 1785 y 1795, de una enorme calidad.

Johann Christian Bach (1735-1782) también fue un virtuoso del clave. Le gustaba tanto la ópera que se fue a Milán. En 1761 estrenó con gran éxito la ópera 'Artaserse' en Turín, y 'Caton' y 'Alessandro' en Nápoles. Un empresario le contrató en 1762 para trabajar en Londres y representó allí 'Orione'. En 1764 le nombran maestro de la música de la reina inglesa. Ese año presentaba en la corte inglesa a un joven Mozart de ocho años. A pesar de su mundana vida, no para de componer: 'Sinfonía en sol menor' nº6 y op 6. En 1772 representa la ópera 'Temistocles' en Mannheim y regresa a Londres ya casado con una cantante italiana. Allí se endeuda al comprar y decorar un edificio para sus conciertos y por la malicia de algunos termina arruinado, lo que lleva a enfermar y muere al cabo de pocos años.

Haydn

Nace en Rohrau en 1732. Durante su infancia trabajó como corista en la catedral de San Esteban en Viena. Aprendió clave y violín. Compuso para el pueblo, dio clases, recibió clases de Porpora. Mejoró mucho al comenzar a trabajar como director de música en casa de dos nobles.

A los 28 años el príncipe Esterhazy le contrata como adjunto al maestro de capilla y trabajará como si fuera un criado, casi como un esclavo. Sólo compone para el príncipe bajo su permiso, pero a cambio trabaja libre del mundo y sin impedimentos como solía relatar durante treinta años. Compone óperas bufa, óperas serias, cuartetos, Rusos, los grandes 'Cuartetos Prusianos', los magníficos 'Cuartetos del Sol' y noventa sinfonías, como las 'Sinfonías parisienses' o la gran Sinfonía nº 88 en sol mayor. Pero el príncipe le permite, no obstante, interpretar en Alemania, una vez conocido su talento.

En 1790 muere el príncipe y Haynd queda libre. El heredero decide mantener su libertad, y, además, le proporciona un sueldo. Recibe bastantes proposiciones de trabajo por toda Europa. Finalmente decide marchar a Londres donde hace conciertos con buenas condiciones financieras tras componer sus seis 'Sinfonías Londinenses' con mucho éxito. Para después volver a Alemania.

En 1794 regresa a Londres otros 18 meses. No extendió su tiempo allí ya que deseaba seguir trabajando para los Esterhazy. Les compuso en 1798 una excelente obra, La Creación, y en 1801, otra obra incluso superior, Las Estaciones, que terminaron por dejarle exhausto, y casi paralítico en un sillón. Paró de componer. Murió en 1809 en Viena, apenas tuvo un funeral ya que nadie se enteró porque las tropas napoleónicas estaban invadiendo el país.

Gluck

Nace en Franconia, frontera con Bohemia, en 1714. Fue violinista ambulante en su adolescencia. Después recibe clases del sinfonista Sammartini en Milán. Representó óperas italianas en Milán, en Venecia, Londres, Nápoles y Viena. A partir de 1759 publica óperas cómicas frnacesas como Le Cadi Dupé, Les pèlerins de la Mecque. El poerta Calzabigi le escribe los libretos para las óperas Orfeo (1762), Alceste (1764), Paride ed Elena (1769), que representa en Viena. Estas obras buscan sanar la degradación en las óperas italianas. Antes había cinco actos, ahora con Gluck, solamente tres. Sus óperas más destacadas en París serán Ifigenia en Áulide (1774), Orfeo (1774) y Alceste (1776), Armida (1774), Ifigenia en Táuride (1779), Eco y Narciso (1779). Todas sobre libretos franceses.

Sin pretenderlo, Gluck participó en la Guerra de los Bufones, entre músicos y literatos, y le enfrentaron contra Piccini, autor de muchas óperas serias y bufas. Ifigenia en Táuride fue el desencadenante. Tras el fiasco con Eco y Narciso, Gluck se enfadó y regresó a Viena y dejó de escribir hasta que murió en 1787. Gluck marca el final de una época y de una estética que habían durando demasiado. Lo nuevo llegaba con Mozart, Beethoven y más tarde con Wagner.

Otros músicos alemanes

Danican Philidor (1726-1795) escribió interesantes óperas cómicas como Blaise et le Savetier y Le Jardinier et son Seigneur y sobre todo Tom Jones (1765).

Un violinista como Monsigny (1729-1817) aunque aficionado consiguió cierto éxito con su El desertor.

Gretry (1741-1813) trabajó y compuso mucho sobre la ópera cómica. Le tableau parlant (1769), La rosiere de Salency (1774) y L'Epreuve Villageoise (1784).

La ópera cómica también llegó al país germano a pesar de ser una nación más seria en la música y se le conoce como Singspiel. Johann Adam Hiller (1728-1804) compuso unas comedias musicales en Leipzig hacia 1755 imitando las que había visto en París y fue el primero en introducirlas: Der Teufel ist los y Der Dorfbarbier. Más tarde, Neefe el maestro de Beethoven, Stand Fuss, George Benda...

El Singspiel llega bastante más tarde a Austria pero con una fuerza enorme y muchas obras se representaron en Viena. El éxito se debe a que parece ser una ópera de los burgueses e incluso Mozart compuso siete de ellas: El rapto en el serrallo, La Flauta Mágica... y más tarde Beethoven produce Fidelio.